16:40 h. Sábado, 21 de Octubre de 2017

Quienhaceque

LA MORTALIDAD EN LOS CAMPOS DE REFUGIADOS DEL ALTO NILO DUPLICA LOS NIVELES DE EMERGENCIA

Médicos Sin Fronteras alerta del aumento de la tasa de mortalidad en Sudán del Sur

Médicos Sin Fronteras (MSF) alerta de que la tasa de mortalidad  general en Jaman, uno de los campos de refugiados del estado del Alto Nilo, en Sudán del Sur,  duplica prácticamente el umbral de emergencia. Las lluvias inundan la región y la situación de los 120.000 refugiados en esta parte del país continúa agravándose cada día.

Redacción QHQ  |  06 de Julio de 2012 (10:12 h.)
Más acciones:

Campo de refugiados. MSF
Campo de refugiados. MSF

Médicos Sin Fronteras (MSF) asiste a los refugiados del estado del Alto Nilo desde noviembre de 2011, gestionando hospitales, organizando clínicas móviles, abriendo centros de nutrición terapéutica intensiva y lanzando campañas de vacunación contra el sarampión. Los equipos de MSF llevan a cabo más de 6.000 consultas a la
semana en varios campos y distribuyen artículos de primera necesidad (como lonas de plástico, mantas y bidones). 

En las dos últimas semanas, los equipos médicos de MSF en Jamam han tratado a más de 2.500 personas por enfermedades diarreicas, enfermedades respiratorias, malaria, y desnutrición. “Y a medida que aumentan las lluvias, cada vez más personas enferman, especialmente de malaria e hipotermia”, insiste Newell. “Si estas condiciones perduran, las consecuencias serán desastrosas”.

Los resultados preliminares de la encuesta llevada a cabo por MSF durante la semana del 18 de junio, revelan que la tasa de mortalidad infantil en Jaman es de 2,8 muertes por 10.000 niños al día, superando el umbral de emergencia establecido en 2/10.000/día. La tasa bruta de mortalidad en el campo (mortalidad general) es de 1,8/10.000/día, una cifra que es incluso más negativa que la anterior, pues el umbral de emergencia en este caso está situado en un fallecimiento por cada 10.000 personas al día. Todo esto se traduce en que solo en el campo de Jaman, donde viven unas 35.000 personas, se están muriendo casi 10 niños al día y dos de cada tres muertes se están produciendo a causa de diarreas.

Las lluvias también agravan la falta de higiene en los campos, convirtiéndolos en terreno abonado para la propagación de enfermedades. Además, las carreteras inundadas están dificultando el transporte de materiales y de personal humanitario. “Hay que mejorar urgentemente el estado de las carreteras y las pistas de aterrizaje para facilitar el transporte de personal y suministros indispensables y poder así asistir adecuadamente a esta población vulnerable y exhausta”, explica Newell.
“Las condiciones de vida en Jamam son inaceptables Es necesario que toda las agencias y organizaciones implicadas, encabezadas por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), aúnen esfuerzos para encontrar una solución. Y deben hacerlo de manera
urgente, porque de lo contrario solo podrá hablarse de más muerte y más miseria”, concluye la coordinadora de emergencias.

Más noticias en Solidaridad

  Los bomberos voluntarios ante las llamas

Los incendios que han arrasado miles de hectáreas en las Islas Canarias durante este verano ha movilizado a todos los efectivos disponibles...

  Más de 64.000 personas en el campo de refugiados de Yida, Sudán del Sur

El número de refugiados sudaneses en Yida, Sudán del Sur se ha triplicado desde abril. La mortalidad hospitalaria y el número...